El imperio Inca Latinoamericano, basaba toda su comunicación en una red de corredores de larga distancia a los que se conoce como Chasky. El Chasky era el emisario personal del Rey Inka. Corriendo mediante una modalidad de postas con otros Chaskys, entregaba eficientemente información, mensajes u objetos en todas las latitudes del Tawantinsuyu. Los Chaskys tenían una preparación física y comunicativa, destinada a optimizar la velocidad de transmisión de la información y su fidelidad al mensaje original.

Los españoles quedaron tan impresionados con la eficiencia de los Chaskys que los mantuvieron en el Virreinato del Perú. Pedro Cieza de León, cronista español, habría escrito: “Los incas inventaron un sistema de postas que era lo mejor que se pudiera pensar o imaginar… las noticias no podrían haber sido transmitidas a través de una mayor velocidad que con los caballos más veloces". “Los Chaskys eran como la fibra óptica de los Inkas. Corrían de una posta a otra para transmitir los mensajes a través del Tawuantinsuyo. Así, un mensaje de Quito hasta Cuzco llegaba en 4 días”.

Para IMAGO, un gran Chasky es nuestro amigo, Carlos Chango, graduado de Harvard University con una Maestría de Administración Pública en Desarrollo Internacional. Carlos es fundador de i-Chasky, una empresa social que basa todo su trabajo en esta experiencia exitosa de comunicación. La “i” antes de Chasky significa inspiración, intercultural, indígena, interconectividad e innovación. En este artículo, Carlos nos cuenta su experiencia de trabajo con comunidades indígenas y el deseo de escalar un sueño a partir sus valores y cultura.

iChasky: una estrategia complementaria para el “Scaling up”
Carlos Chango, CEO

En iChasky, trabajamos día a día para que la gente crea en sí misma. Somos una empresa social ecuatoriana con la misión de mejorar el mundo a través de la formación de personas quienes, creyendo en sí mismas, logran sus sueños. Los sueños mueven al mundo, existe un gran poder en cada persona que cuando está convencida de que está haciendo lo correcto, lo logra a pesar de cualquier circunstancia.

Para ello, nuestra metodología iChasky se apoya en valores ancestrales, como:

Ama killa: no ser perezoso

Ama llulla: no ser mentiroso y

Ama shwa: no ser ladrón.

Esto se combina con:

Ranti–Ranti: mutualismo y solidaridad desinteresada; y

Minka: trabajo colectivo por un beneficio común.

En iChasky soñamos con un mundo de personas convencidas de sí mismas, empoderadas con sus ideales, responsables de su desarrollo y con una actitud victoriosa ante cualquier adversidad. Para ello, nos especializamos en:

à Aumentar la autoestima y autoconfianza mediante procesos motivacionales participativos.

à Mejorar el autoconocimiento mediante sesiones de coaching individuales, grupales y comunitarios.

à Formar personas capaces de vencer sus propios miedos, desafíos y dudas, a través de programas de crecimiento humano, comunicación efectiva y liderazgo.

à Generar una red de “Chaskys” en América Latina y el mundo para compartir los aprendizajes, ponerlos al servicio de los demás y seguir construyendo colectivamente un mundo mejor.

Tres de nuestros clientes con quienes estamos mejorando el mundo son: Friedrich Ebert Stiftung de Honduras, UNACEM Ecuador S.A. y FAO Ecuador.

En iChasky estamos convencidos que cuando las personas y organizaciones crean en sí mismas y miren el “scaling up” como su sueño de vida, se ingeniarán de múltiples maneras existentes o no, hasta conseguirlo.